Noviembre 6

Autor Destacado: María José Ferrada

mariajoseferrada

Compartimos con ustedes parte de una interesante entrevista a la escritora chilena María José Ferrada, realizada por Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez, para la Fundación Cuatro Gatos.

María José Ferrada es una de las más significativas autoras contemporáneas de libros para niños y jóvenes en Chile. Nacida en Temuco, en 1977, es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Diego Portales de Chile y realizó una maestría en Estudios Asiáticos en la Universidad de Barcelona. Actualmente trabaja como editora de Chile para Niños, sitio web que busca difundir el patrimonio de la Biblioteca Nacional de Chile entre los más pequeños. Su poemario El idioma secreto, ganó en 2012 el V Premio Internacional Ciudad de Orihuela y fue uno de los libros galardonados con el Premio Fundación Cuatrogatos 2014. Su bibliografía incluye también los títulos Un mundo raro, El baile diminuto, El lenguaje de las cosas, Niños Notas al margen.

¿Cómo llegas a la literatura infantil?

Llegué a la literatura infantil gracias a mi hermano. Él es 15 años menor, entonces cuando yo tenía 19 años y comenzaba a descubrir la escritura, él era el público perfecto. Me gustaba mucho hacerle libros de cartón, que creo que mi madre guarda aún. Yo escribía poesía en ese tiempo, poesía que según yo era para adultos. Pero a medida que escribía para mi hermano, me fui dando cuenta de que me gustaba mucho más el registro para chicos y fue así que seguí intentando por esa línea, sin tener ningún conocimiento de autores ni de ilustración ni de nada. Vine a leer libros para niños cuando ya tenía un par de los míos publicados. Imagino que en muchas conversaciones con editores quedé como una autora muy ignorante, pero también creo que me dio una libertad que aún valoro. Como no sabía lo que se estaba publicando me di permiso para escribir lo que me gustaba a mí (y a mi hermano, claro).

¿Por qué la poesía como género?

Es muy difícil esa pregunta. La poesía siempre me gustó, desde que era pequeña y escuchaba a mi padre leerla. Nunca pensé que estaba eligiendo un género,  de hecho aún intento experimentar con otros, como novela, por ejemplo (actualmente estoy trabajando en una por primera vez y me está costando muchísimo). Pero hay algo en la poesía que me conmueve desde la lectura y también desde la escritura. Ese saber que finalmente no podrás decir eso que quieres decir. Saber que las palabras no pueden decirlo y que tendrás que recurrir también a los silencios. Porque la poesía es las palabras pero también el espacio de silencio que queda después de esas palabras. Los poetas de haiku japonés entienden eso muy bien. Su poesía me interesa mucho. La leo recurrentemente, pero nunca me he atrevido a escribir uno.

Niños aborda el tema de los menores muertos o desaparecidos durante la dictadura militar chilena. ¿Por qué elegiste ese tema y, sobre todo, la perspectiva que utilizaste para abordarlo?

Ese fue un libro difícil. En una conversación al pasar supe de la existencia de estos casos: niños detenidos desaparecidos y ejecutados durante la dictadura chilena. Al llegar a mi casa busqué en internet y vi que claramente existían, pero no había un listado oficial, sino una suma de nombres que se encontraban entre otros nombres en los informes de verdad y reconciliación que se hicieron al llegar la democracia. Lo primero fue construir ese listado, hacerlo algo accesible y claro: hay 32 niños menores de 14 años ejecutados, un niño de 11 años que continúa en calidad de detenido desaparecido, y un niño de ese entonces, adulto hoy, que fue encontrado en Argentina por las Abuelas de la Plaza de Mayo en agosto del 2013.

Lo segundo fue, con esta información chequeada y confirmada (tardamos casi un año en esto) ver la forma de abordarlo. No sabes cómo hacerlo, en realidad. No sabemos cómo nombrar ese dolor. Treinta y dos niños muertos, y un desaparecido. Por qué tenía que pasar algo así. Por qué tenían que quitarles la vida a esos niños y niñas. Por qué creyeron que podían hacernos eso. Es muy duro cuando te lo preguntas porque ves que eres parte de una humanidad que ha pasado muchos límites. Decidimos entonces nombrarlos desde la vida, desde los juegos, la mirada asombrada frente al mundo que tienen todos los niños. Eso fue lo que les quitaron y queríamos que al menos en el libro lo tuvieran. Pensábamos que un listado del horror (el de todos nuestros muertos en dictadura) no era el lugar para un niño. Los niños deben estar en la escuela o jugando en los parques y no en una lista de asesinados políticos.  Nunca deberían haber estado ahí y por eso quisimos nombrarlos desde otro lugar.

¿Escribiste Niños con la intención de que fuera leído por niños y jóvenes?

Sí, porque creo que debemos asumir nuestra historia, aunque no sea la que hubiéramos querido, y ver qué hacemos con ella a partir de ahí.

¿De qué manera se inserta tu obra en la literatura infantil y juvenil chilena?

En la actualidad, no se hace mucha poesía para niños en Chile, muy poca en realidad. En ese sentido, creo que ha sido un camino un poco solitario en términos creativos. Pero últimamente he leído manuscritos muy buenos de poesía para chicos, escritos por poetas jóvenes, que espero que se publiquen pronto. Hay un interés nuevo, de gente que viene desde la poesía con muchos menos prejuicios de los que había en mi generación respecto de la escritura para niños.


Etiquetas:,

Copyright © 2014. All rights reserved.

Posted Noviembre 6, 2014 by Cinthya Gonzalez in category "Autor Destacado

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *